sábado, 3 de julio de 2010

Drusos. La Llegada de la Fe Unitaria Druza al Mundo.

Drusos.

La llegada de fe Unitaria Druza o Din al-Tawhid al Mundo.
(1ª Parte)
Este interesante trabajo consiste en la llegada de la Fe Unitaria Druza o Din Al Tawhid al mundo, tras su promoción y organización en Egipto por el Califa Fatimita pero Unitario, Al-Hakem Bi Amrillah, el 30 de mayo de 1017, luego vendría el nombramiento de Hamza Ibn Ali como el Imam de la Fe, para separarse la Fe del Estado con el fin de que se desarrolle en el mundo fuera del cobijo del Islam, paso seguido el retiro voluntario del Califa Al Hakem, los primeros problemas y la aparición del primer renegado dentro del Tawhid, Nashtakin Al Darazi, hasta el extremo de instaurar una falsa doctrina paralela y atacar al Iman y a los verdaderos iluminados o mensajeros de la Fe Untaria quienes se habían refugiado en la Mezquita de Raydan en el Cairo.

Con este ataque pensó Al-Darazi que asumiría el poder y con ella se proclamaría como Imam de la Fe Untaria, pero su sorpresa fue la reaparición del Califa Al-Hakem Bi Amrillah y con ello se decreto su captura y muerte, para reiniciarse el Llamado a la Fe del Tawhid de nuevo.

Esta es parte de la historia que les ofreceremos a todos los unitarios de corazón, para el enriquecimiento de su conocimiento, ya que es la historia de nuestra comunidad, de la fe en Dios, único, sempiterno y grande, que es la Fe Unitaria o del Tawhid, mejor conocida como la Fe Druza.

Contenido:

.- Inicio del llamado.
.- Hamza Bin Ali proclamado Imam de la Fe.
.- La presencia del Primer Renegado.
.- El Ataque a la Mezquita de Raydan defendida por Hamza Bin Ali.
.- El reinicio del Llamado.

Primera Parte

Inicio del llamado.

El primer día del año 408 D.H. (1º del mes de Muharram), al atardecer del jueves, que es el día 30 de Mayo del año 1017 de nuestra era, Al Hakem Bi Amr Allah anunció el comienzo de la nueva era, al emitir un decreto estableciédo el mismo.

Así comenzó la era de la Fe Unitaria o del Tawhid, preparada con mucha antelación desde la antigüedad, pero que fue instaurada en Egipto en esa fecha, en un mundo islámico decadente y hostil, con la llegada del joven (al llegar al trono tenía 11 años, otros dicen que tenía tan solo 9 años) Hakem Bi Amrillah.

Aproximadamente, tres meses después de su ascenso al trono y paralelamente a sus funciones como Jefe de Estado, envió misioneros para promover la llegada de la nueva era, la cual estaba por comenzar en el momento adecuado, en esta era la verdad sería revelada y el conocimiento de la unidad de Dios sería descubierta a aquellos quienes se habían preparado para ese momento desde el comienzo de la humanidad.

Los primeros años de esta era fueron cruciales para Al Hakem, tres hombres fueron escogidos para preparar el camino del momento decisivo, el primero fue Salama Ibn Abd Al Wahhab a quien le fue encomendado comenzar el período de precursor, éste nombro a sus misioneros a quienes envió para encargarse cada uno en sus funciones, al final del séptimo año dejó su función como jefe precursor y se convirtió en un simple funcionario bajo las órdenes del segundo escogido por Al Hakem, este hombre era Muhammad Ibn Wahb, quien continuó con la labor de su antecesor, predicando y preparando a la gente para la palabra de Dios, permaneciendo en el cargo por siete años más, para cederle al tercer hombre escogido por Al Hakem y continuó trabajando para él como simple funcionario. Este tercer hombre era Isma`il Ibn Muhammad, quien continuó el trabajo de sus antecesores, quedando a cargo de la última etapa como era el de promover la llegada de la nueva era esperada.

Cuando este período de promoción de veinte y un años culminó, los tres promotores junto con sus misioneros, regresaron a El Cairo, esto ocurrió en el año 407 D.H. (entre Octubre y Diciembre del año 1016 de nuestra era, el momento decisivo ya estaba por comenzar, la tan esperada Era ya estaba por llegar. Desde el principio de la humanidad, el hombre se ha esforzado y luchado por el momento en que el verdadero conocimiento sea divulgado.

Ese momento de la llegada del conocimiento llewgó al fin cuando el primer día del año 408 D.H. (1º del mes de Muharram), al atardecer del jueves, que es el día 30 de Mayo del año 1017 de nuestra era, Al Hakem Bi Amr Allah anunció el comienzo de la nueva era, al emitir un decreto donde estableció:

“Libérense de las causas del miedo y del alejamiento de vosotros mismos. Dejad a un lado la corrupción del engaño y la conformidad. Tengan la seguridad que el príncipe de los creyentes os ha dado libre voluntad y os ha divulgado el peligro de enmascarar y ocultar vuestras verdaderas creencias para que vuestro trabajo mantenga vuestras acciones puras con Dios. Él os ha otorgado esta libre voluntad para que cuando renunciéis a vuestras anteriores creencias y doctrinas os apoyéis sobre ninguna razón de impedimento o pretexto. Al comunicarles la verdad de esta intención el príncipe de los Fieles os ha ahorrado cualquier excusa para hacerlo. El os ha instado para que declaréis abiertamente vuestra creencia. Ahora estáis a salvo de cualquier mano que pudiera perjudicaros. Ahora podréis encontrar tranquilidad en vuestra afirmación y no estaréis equivocados.

Quienes están presentes comuniquen este mensaje a quienes están ausentes para que pueda ser conocido por la gente distinguida y común. Esto se convertirá en una norma para la especie humana; y la justicia divina prevalecerá por todos los días a venir”.


Esto fue una verdadera revolución tanto para la típica sociedad ritual, como para la mentalidad cabal y alegórica; corrompida y engañada. Al-Hakem Bi-Amrillah convocó a la gente que se integró a sus enseñanzas para que no se sientan influenciados ni temerosos en deshacerse de ese error y soborno. El pidió a la gente que sean libres, no sentir que estaban obligados a permanecer atados a esas insignificancias. Les pidió que sean libres de expresar y que sean liberados para que pudieran tener el coraje de distinguir entre la verdad y la falsedad. Tan pronto como lleguen a tal grado, estarían en armonía con la voluntad de Dios, la verdadera Ley de la naturaleza que gobierna al universo.

Hamza Bin Ali proclamado Imam de la Fe.

Al anochecer del jueves, Hamza Ibn Ali fue proclamado como Imam del Movimiento. Él tenía para ese entonces treinta y tres años de edad, joven en edad y espíritu; un hombre preparado para comenzar esa reforma. Instó a la gente para que acepten el Llamado Divino y empezó a enseñarles el conocimiento verdadero de la unidad de Dios.

Hamza había nacido el mismo año en que nació Al Hakem en el 375 D.H. (985/986 D.C., en el pueblo de Suzan en la provincia de Khurazan, al este de Persia, hijo de Ali Ibn Ahmad, uno de los distinguidos del pueblo, Hamza quien a su nacimiento era activo y lleno de vida que sus padres lo llamaron así, que significa fortaleza, vigor y coraje, y era eso lo que él necesitaba para su futuro papel que le esperaba como Imam de la Fe.

En ese año (1017 D.C.), exactamente a finales de junio de 1017, a un (1) mes de iniciado el llamado al Tawhid en el Cairo (Egipto), Hamza Ibn Ali (al Aql) dedicó toda una epístola para establecer que el propósito de la fe no es seguir la letra ni las alegóricas y simbólicas interpretaciones de la ley religiosa, sino entender el verdadero significado de la Ley Divina literal, interno y real, lo que sería los mandamientos de la Fe del Tawhid.

Realmente era el segundo mes después del comienzo del llamado, y aunque no se precisa el día, ocurrió en el mes del Safar del año 408, que coincide entre junio y julio del año 1017 de esta era.

Todos los misioneros fueron citados para El Cairo por el nuevo Imam, quien les suministro sus conocimientos, les dio instrucciones y asignó a cada uno su rango apropiado. Luego los envió a sus destinos para que difundieran el nuevo mensaje y recibieran los votos escritos de cada persona que acepte el Llamado Divino.

Estos votos están atados a cada creyente en la Fe Unitaria. Esto se aclara si se recuerda que por medio de la reencarnación cada druzo ha tenido el alma de uno de los cuerpos originales de quienes habían tomado estos votos escritos, pero no siempre ocurre el hecho en que todos los que hacen una promesa sean sinceros en mantenerla, ya que tenían intereses personales y haciendo la promesas pensaron que obtendrían beneficios por parte de los gobernantes.

Entre esas personas estaba el misionero Nashtakin Ad Darazi, quien se dio a conocer en el año 1016 D.C. aprovechándose de la simpatía que sentía Al Hakem por él. Ad Darazi pensó que en vez de Hamza, él sería proclamado como Imam, pero no fue así y tuvo que reconocerlo como Imam. Pero igualmente decidió ganarse la simpatía de Al Hakem, para hacer su sueño realidad.

Al Hakem continuó sus funciones como gobernante y se separó como el guía de la Fe al nombrar a Hamza como el Imam del movimiento, esto hizo que con el tiempo Al Hakem se retirara de todo el posterior llamado y reforma Unitaria, lo que aprovechó Ad Darazi para propagar el nuevo Llamado, empeñándose en ganar y atraer el mayor número de gente que pudo, en consecuencia recurrió a métodos inescrupulosos, como la intimidación, las amenazas y otros métodos coercivos, incluso recurrió a falsificar monedas para así obtener más dinero y usarlo para motivar a la gente a que se unan a su comitiva.

La presencia del Primer Renegado

Nashtakin Ad Darazi, es sin duda el primer rengado que tuvo la fe Unitaria o del Tawhid en esos tiempos, quien se dio a conocer en el año 1016 D.C. aprovechándose de la simpatía que sentía Al Hakem por él. Ad Darazi pensó que en vez de Hamza, él sería proclamado como Imam, pero no fue así, y comenzó a realizar metodos y trabajos contrarios a la verdadera fe unitaria.

El método de Ad Darazi atrajo un considerable número de seguidores, hasta el punto de atreverse a llamar “Señor de los Guías” (Sayid al-hadin), con la intención de minimizar a Hamza que era conocido como el “Guía de los Creyentes” (Hadi L-mustajibin), ya que Nashtakin rechazó cualquier instrucción proveniente del verdadero Imam que era Hamza. Sus predicciones no tenían ninguna autenticidad o verdadero conocimiento, por consiguiente, no estaba utilizando ningún argumento convincente o cierto. Ad Darazi utilizó instrumentos corruptos y poco éticos para obtener simpatía para sí mismo.

Aunque tuvo éxito en ganar seguidores, mucha gente desaprobó la manera en que condujo su transformación, por consiguiente esta gente rechazó el llamado del Movimiento, ya que tenían la impresión que Ad Darazi representaba a todo el Movimiento. Incluso comenzaron a rechazar a todos los integrantes de la Fe, ya que pensaban que eran iguales al Ad Darazi, por lo que comenzaron a llamar a los seguidores de la fe como los Druzos.

La negligencia de Ad Darazi y sus métodos irresponsables provocaron un serio retroceso del movimiento como resultado de sus inescrupulosos actos, el llamado al movimiento fue suspendido al final del año 408 D.H. (miércoles 19 de Mayo del año 1018 de nuestra era) y Al-Hakem se retiró a su palacio y suspendió todas las actividades.

Sin embargo, Ad Darazi no acató con sus medidas y con la retracción de Hamza, consideró que el terreno era completamente suyo. A pesar de ello él y sus 500 seguidores fueron atacados por una gran multitud en El Cairo el 8 de Mayo de 1019, cerca de 40 de sus hombres fuertemente armados murieron y los demás escaparon.

Ad Darazi con su astucia negoció con los atacantes y los convenció que él solo estaba siguiendo instrucciones de Hamza, por lo que ambos bandos se unieron y fueron a atacarlo al día siguiente, marchando miles de ellos a la Mezquita de Raydan, que estaba muy bien fortificada, donde se encontraba Hamza retirado en meditación, junto a unas doce (12) personas, tres de ellos eran los precursores del movimiento, Ismail ibn Muhammad, Muhammad ibn Wahab y Salama ibn abd-al-Wahab, junto con ellos estaban Al-Muqtana Ali ibn Ahmad, Ayyub ibn Ali, Rifa`a ibn abd al-Warish y Muhsin ibn Ali y otros cinco que eran ancianos.

El Ataque a la Mezquita de Raydan defendida por Hamza Bin Ali.

El ataque se lleva a cabo de parte de Nashtakin Al Darazi y sus seguidores por varias razones entre ellas además de ser sin duda el primer rengado que tuvo la fe Unitaria o del Tawhid en esos tiempos, fue el pensar de que él sería el proclamado como Imam de la Fé y no Hamza Bin Ali, quien verdaderamente es un ser de luz y no como Ad-Darazi que fue sólo un portavoz y simpatizante de Hakem-Bi Amrillah, y como no fue así, comenzó a realizar métodos y trabajos contrarios a la verdadera fe unitaria.

Los atacantes asediaban la Mezquita y comenzaron a atacar el lugar con intención de invadirlo para así matar a sus ocupantes, ese era el plan lo cual no fue fácil, ya que existía sobre ellos una protección sobrenatural, a pesar de ello pudieron entrar al patio pero muchos de los invasores murieron y hubo numerosos heridos bajo las flechas de los defensores, pero ya estos estaban exhaustos ya que habían estado peleando al lado de Hamza desde las primeras horas de la mañana y ahora el Sol ya se ocultaba, estaban sedientos, cansados y con las municiones (flechas) casi agotadas.

Hamza miró a sus compañeros y vio la terrible condición que presentaban, la moral entre ellos estaba decaída, se dio cuenta que les hacia falta estimulo, mientras peleaban con todo lo que tenían y podían les llamó y les dijo:

Óh multitud de la fe, hoy he perfeccionado la religión para ustedes con la sagrada contienda, he completado la bendición y justicia de Dios sobre ustedes, les he aprobado sumisión a la voluntad de Dios por su sagrada lucha. Nada nos visitará, sino lo que Dios ha escrito para nosotros. El es nuestro protector. En el los creyentes deben depositar toda su confianza.

Gente de fe, luchen contra los líderes de la incredulidad, ellos no tienen juramentos sagrados, felizmente se rendirán. Luchen contra las personas que quebrantaron sus juramentos y pretendieron expulsar a los mensajeros desde el primer momento contra nosotros.

No les teman, sería mejor que le temieran a Dios, si son creyentes. Luchen contra ellos y Dios los castigará a través de vuestras manos, degrádenlos y Dios los ayudará contra ellos y traerá aliento al pecho de los creyentes.

Hamza Ibn Ali difícilmente había podido pronunciar la última palabra de sus frases, cuando Al Hakem Bi Amr Allah, después de haber estado retirado por todo un año, apareció en un balcón de su palacio que daba a la Mezquita de Raydan. Todos lo miraron con asombro. En el momento que se paró en el balcón reinó un dominio y fortaleza a favor de Hamza Ibn Ali y sus siete guerreros. Los invasores estaban confundidos, dejaron de pelear y se dispersaron rápidamente, Ya era de noche del día viernes 1º de Muharraq 410 D.H. El año nuevo apenas comenzaba, a la mañana siguiente del día 9 de mayo de 1019 (de nuestra era) Nashtakin Ad Darazi fue atrapado, y a las horas, fue enjuiciado a muerte por haber sido causante de toda la sangre derramada y la discordia provocada.

Hamza ibn Ali reanudó el Llamado del Movimiento, dando instrucciones a sus funcionarios y a instruir a aquellos que habían aceptado el Llamado Divino con sus enseñanzas, y como siempre antes de él enviar sus cartas (epístolas) a los misioneros, acostumbraba enviarlas primero a Al-Hakem para conformarlos.

Reinicio del Llamado.

Gracias a la milagrosa aparición de al-Hakem Bi-amrillah, en uno de los balcones del palacio vecino al templo, hizo detener el ataque de Nashtakin al-Darazi y sus seguidores, culminado así el asedio a la Mezquita de Raydan.

Ya era de noche del día viernes 1º de Muharraq 410 D.H. y a partir de la madrugada de ese día comenzaba el año nuevo según el calendario islámico, a la mañana de ese día, 9 de mayo de 1019 (de nuestra era), Nashtakin Ad Darazi fue enjuiciado a muerte por haber sido causante de toda la sangre derramada y la discordia provocada.

Una vez vuelta la tranquilidad en el templo, Hamza ibn Ali reanudó el Llamado del Movimiento, dando instrucciones a sus funcionarios y a instruir a aquellos que habían aceptado el Llamado Divino con sus enseñanzas.

El Llamado recién iniciado tomó auge y permaneció así por casi dos (2) años más, donde los misioneros fueron enviados a todas partes a predicar el Llamado Divino, era el momento para que el hombre descubra la humanidad misma, Hamza Ibn Ali y sus cuatro colaboradores: Isma`il Ibn Muhammad, Muhammad Ibn Wahb, Salama Ibn Abd Al Wahab y Baha`uddin Ali Ibn Ahmad estaban dirigiendo a los misioneros y satisfaciendo las necesidades de los creyentes con sus enseñanzas, a la postre ellos cinco (5) son los Hudud o Dinatarios de la Fe..

El Mensaje Divino enseñó a los Hudud (los sagrados "Limites" o Seres de Luz) y sus misioneros como acercarse a Dios y como experimentar más de lo que ellos estaban espiritual y mentalmente preparados; sus corazones y mentes estaban en completa capacidad para la real sabiduría, fe y amor, porque fueron ellos mismos los que actuaron con entereza cuando aceptaron el mensaje de Al Hakem y cuando le prometieron lealtad a él y al Llamado Divino.

Monir Afif El Masri.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada